Lo + nuevo

¡Hackearon mis redes! Cómo actuar y cómo prevenirlo

por Walter Gassire Gallegos

Todas las cuentas que manejamos hoy día como Facebook, YouTube, Instagram o Snapchat, son del especial agrado de personas malintencionadas. Estos pueden intentar acceder a ellas para obtener todo tipo de información que puedan contener y que pueda ser usada en tu contra o en la de tu familia, para secuestros, sobornos, solicitudes de dinero por rescate y mucho más, o incluso para apoderarse de tus secretos en ganancias extras.

PODRÍA INTERESARTE: SI FUERAN HUMANOS, ASÍ LUCIRIAN LAS REDES SOCIALES

Puede que pienses que todo lo que compartes no tiene importancia alguna o que simplemente puede ser ignorado y punto. Pero no es así. Lo que haces en tus redes sociales habla mucho sobre ti, y quizá has compartido tanta información en ellas que ni siquiera recuerdas todo lo que has dado a conocer.

Si no tomas precauciones (como no hacer uso de redes Wi-Fi públicas para evadir el riesgo que representan a tu privacidad o dar especial atención a la formulación de tus contraseñas), es posible que alguien secuestre tu cuenta y tomar su control para solicitar un rescate a cambio.

Hay una gran cantidad de formas para evitar esta clase de malos ratos, como por ejemplo, los listados a continuación:

1.- Comparte contenidos desde un punto de vista seguro

No es necesario que dejes de existir virtualmente; solo debes tomar más cuidado con la configuración de privacidad de tus redes sociales. Debemos de tener siempre presente nuestra realidad. Vivimos en una era en la que estamos híper conectados, por lo que debemos de tener especial cuidado más con lo que compartimos, el acceso global que permitimos y al que nos exponemos.

2.- Cuida al máximo tus credenciales

Es un asunto bastante subjetivo a la opinión común. Lo cierto es que solemos usar contraseñas muy comunes, fáciles de adivinar o de suponer una vez que se nos conoce bien.

“123456, qwerty, football” son las más usadas a nivel mundial, sin contar con eso de usar nuestros nombres, documentos de identidad, de mascotas, etc. Aun utilizando todas estas combinadas, no es una buena idea usarlas como contraseñas, ya que existen de softwares de desencriptado de contraseñas.

Si quieres informarte qué tanto tardaría una computadora común en desencriptar tu password, puedes usar el servicio gratuito de How secure is my password. Para hacerse una idea, se deben tener al menos cinco contraseñas distintas. En mi caso, al probar un par de las que uso, vi que a una computadora promedio le tomaría unos 3 millones de años descifrarla.

3.- Si eres un influencer o un personaje público

Para quienes sus redes sociales pueden significar más que información, sino inclusive una carrera completa y el ascenso o descenso de compañías, se recomienda utilizar otro tipo de servicios. Tales son llaves electrónicas para acceder a todas las distintas cuentas o authenticators y seguridad en dos pasos, de la cual hablaremos más adelante.

4.- No compartas tus claves de acceso con nadie

Trata de guardar tus contraseñas en laptops, teléfonos, tablets, etc. Ya que descifrar estas tampoco será un desafío que supere los 20 minutos de una búsqueda de programas que permitan visualizarlas.

5.- No dejes tus sesiones abiertas

Trata de limitar lo más posible el uso de tus redes, aplicaciones y demás cuentas en computadores compartidos, tanto como el historial. Siempre puedes recurrir al navegador en modo incógnito siempre y cuando te cerciores de cerrarlo al terminar, pero aun con este, trata de no entrar o introducir información financiera.

6.- Haz backups periódicos de la información que alojas en redes

En caso de sufrir algún hacking se recomienda que hagas copia de seguridad (puedes utilizar el almacenamiento en la nube de Google Drive) respaldando toda la información que puedas considerar importante para volver a la normalidad en caso de perder algo de vital importancia.

7.- No abones un rescate económico ni accedas a ningún chantaje

Nunca aceptes un chantaje. El hacerlo hará que los responsables, sin dudar un segundo, pidan cada vez más, sin parar y hasta llegar al infinito.

8.- Denuncia la situación a la policía

Todo tipo de robo es un delito que se paga con cárcel y el robo o hurto de información, contenido multimedia y demás, es algo denunciable.

9.- Cambia todas las contraseñas

Haz un cambio periódico de cada una de tus contraseñas (nunca vuelvas a usar las que ya has cambiado) para mantener tu seguridad cada vez más alta.

10.- Seguridad en dos pasos

Es quizá un método muy poco utilizado en comparación con la seguridad que ofrece. Es tan sencilla de configurar (podremos ver ejemplos como en el caso de Gmail) ya que solo necesitamos usar un teléfono móvil o el de casa, un correo electrónico alternativo o códigos de seguridad que permitan el acceso y que sean de un solo uso. El poder sentir una libertad en cuanto a tu seguridad virtual, te permitirá alcanzar con mayor facilidad la libertad financiera.

Con información de www.mixfm.mx