Automóviles

Lincoln Continental: lujo en su máxima expresión

por Walter Gassire Gallegos

Por: Marco Sarmiento

La última vez que pudimos disfrutar de un Lincoln Continental fue a finales de la década de los 80, y aunque conservaba la icónica estampa de un vehículo señorial de gran lujo y buen desempeño, hay que aceptar que con el tiempo terminó por convertirse en un auto que solo emocionaba a nuestros abuelos. Uno de los grandes retos para la marca fue retomar el legado de Continental y convertirlo en todo lo que era pero con el gran plus de colocar de una personalidad fresca y una dinámica para dejar sorprendidos a propios y extraños.

Mi primer encuentro con el nuevo Lincoln Continental fue poco común, pues después de traspasar las puertas del aeropuerto de San José del Cabo y justo cuando estaba por quejarme de la temperatura de 34 grados centígrados y la humedad del ambiente me encontré frente a frente con un enorme sedán con el diseño prácticamente inalterado de acuerdo a los conceptos que vimos por los Auto Shows durante losúltimos 2 años. Para mi sorpresa en este primer trayecto no iba a conducirlo sino que viviría la experiencia exclusiva de quienes viajan en la parte trasera de esta clase de autos: clientes sumamente exigentes cuya única preocupación es viajar lo más cómodamente posible.

Podría interesarte: Accent, lo más nuevo de Hyundai

El mensaje de la marca es claro, pues sin importar en qué plaza te sientes puedes disfrutar de un buen masaje, acompañado de tus propios controles para el climatizador e incluso gestionar el equipo de audio sin necesidad de siquiera erguirte sobre tu asiento. Las butacas traseras son individuales y cuentan con los mismos ajustes del asiento del ‘capitán’.

Interiores premium

Si estar en la parte trasera disfrutando de comodidad y lujo a manos llenas ya era toda una experiencia, al momento que eliges el puesto del conductor estas sensaciones se disparan, pues encuentras materiales de alta calidad en cada estructura que está a tu alcance: piel en el volante y asientos, insertos de madera real en los paneles de las puertas y tablero, así como gomas de muy buen tacto y claro que no podía faltar el cromo, eso sí, en la justa medida.

El asiento del conductor cuenta también con 30 diferentes configuraciones, además de calefacción y un sistema de masajes. Estos son de diseño exclusivo de Lincoln y están inspirados en los asientos de primera clase de jets, así como en muebles Premium.

Para aderezar la experiencia dentro de un auto no puede faltar un sistema de sonido que se encuentre a la altura de las circunstancias, por ello Lincoln echó mano de la marca Revel by Harman para crear una experiencia de sala de conciertos sobre ruedas. Para ello contamos con una pantalla táctil responsiva desde donde se controlan todos los aspectos de info-entretenimiento y navegación, además de un sistema de 19 bocinas Revel Ultima que es capaz de reproducir el ambiente perfecto para no pensar en el camino sino solo en las sensaciones.

Un look seductor

Por el ángulo que mires el Continental te vas a encontrar con líneas que recuerdan a su antecesor pero que a la vez dan un vistazo muy claro a lo que se avecina para el diseño de la marca en el futuro. Encontramos un frente que luce poderos gracias al uso de líneas verticales y ángulos le 90 grados que le confieren un cierto parecido con modelos de la talla de Bentley y Rolls Royce, guardando toda proporción.

La enorme parrilla de diseño institucional representa un gran cambio, puesto que demuestra que se puede usar mucho cromo sin dejar de lado el buen gusto. Los faros LED están agrupados en un esquema de cinco ópticas cada uno y además ofrecen una tira para manejo diurno, así como faros de niebla en la parte baja. Los laterales presentan un diseño tan limpio que es necesario dar un segundo vistazo para encontrar las manijas de las puertas, las cuales están insertadas en las molduras cromadas de las ventanas; los laterales están muy bien rematados con unos rines de 20 pulgadas que, dado el gran tamaño del vehículo, no lucen para nada desproporcionados. En el trasero encontramos luminarias LED, así como dos salidas de escape con las puntas cromadas.

Potencia en todo momento

Al verlo por primera vez no puedes evitar notar que es un vehículo sólido, grande y pesado e inmediatamente creas prejuicios hacia el posible manejo, pues en tu mente se te antoja como un auto lento y de manejo artificial. Nada más alejado de la realidad, pues el motor V6 Twin-Turbo de 400 caballos de fuerza, combinado con la tracción a las cuatro ruedas y la buena gestión de la caja automática de 6 velocidades lo hacen moverse mucho mejor de lo que podrías esperar o siquiera imaginar. Gracias a la posibilidad de cambiar entre modos de manejo de Normal a Sport puedes pasar de un viaje cómodo en ciudad a una carrera sumamente divertida, estable y segura en carretera. Sin duda es un gran auto en todos los sentidos posibles.