Automóviles

Un excitante camino – Mercedes Benz SL Roadcoster

por Walter Gassire Gallegos

Uno de los deportivos descapotables que ha permanecido en el mercado en todo el mundo ha sido el Clase SL Roadster de Mercedes Benz. Desde la primera generación que apareció en 1954, fue considerado como una de las joyas de la fabricante alemana que, entusiasmada con la respuesta, decidió continuar con varias generaciones más a las que fue añadiendo nuevos atributos tecnológicos.

En sus siglas lleva su razón de ser: SL, Sport Leicht, deportivo ligero. Desde su primera aparición hasta ahora han pasado seis generaciones. La última fue presentada en 2011 (aunque salió a la venta dos años después) dentro del Salón del Automóvil de Detroit. Su potencia deslumbró: la versión SL 63 contaba con un motor V8 de 5.5 litros con un total de 564 CV. La versión 65 integraba un potente V 12 de 6 litros que alcanzaba unos 630 CV. Para 2017 Mercedes Benz dará a conocer la séptima generación con un Clase SL que se presenta como la apuesta de los alemanes para los siguientes cinco o seis años.

PODRÍA INTERESARTE: ¡FENOMENAL! Amamos Vitara Turbo de Suzuki

En términos generales, sus líneas exteriores se parecen mucho a la versión anterior. Sin embargo, es en su confort interior, en los sistemas de info-entretenimiento y en las aplicaciones de seguridad es donde el salto resulta notorio.

En el interior, la elegancia de Mercedes Benz se combina con la practicidad de todo deportivo que se precie. Cuenta con un sistema de iluminación interna ambiente en colores rojo solar, azul polar y blanco polar. La climatización es automática con la posibilidad de ajustar la temperatura por separado para el conductor y el acompañante con un difusor de aire en el tablero para eliminar las corrientes directas.

En cuanto al sistema de sonido, se trata de uno de alto rendimiento con doce altavoces distribuidos en todo el interior para que cualquier pasajero reciba la misma potencia.  El volante es multifuncional con un indicador en la mano derecho para controlar la propulsión.