Cuidado personal

Workout en el trabajo ¡No más peros!

por Walter Gassire Gallegos

La importancia de mantenerse sano es bien sabida por todos; gracias a eso se han desarrollado distintas tendencias para enfocarse en el bienestar en cualquier lugar. La oficina es uno de los sitios donde pasamos gran parte del día y convertirla en un microgimnasio no es tan mala idea.

Existen consejos muy prácticos que pueden mejorar la calidad de vida sin convertirse en esfuerzos sobrehumanos o necesidad de todo un equipo. Como lo explica Joan Price, autora del libro The Anytime, anywhere exercise book: “estamos diseñados para estar en movimiento, no para sentarnos fijamente frente a una pantalla por más de 12 horas. Por más ergonómica que sea una silla, pasar tanto tiempo sentados provoca dolores en la espalda, cabeza, etc.”

PODRÍA INTERESARTE: LAS LESIONES MÁS COMUNES EN EL GYM

Por su parte, Mónica Gordillo, maestra de yoga explica que hay un tridente esencial compuesto por respiraciones, ejercicio y alimentación sana. “Hacer estos ejercicios tiene un efecto directo en la acumulación de cansancio y estrés, evitas que se amontone la tensión porque la liberas en una acción física. Una mente despejada incrementa el rendimiento”, afirma, mientras asegura que mantenerse activo es como comer, pues “uno no come sólo una vez por día”.

Otro tip recomendable para quienes trabajan en corporativos que se encuentran en edificios relativamente altos, es aprovechar la infraestructura a su favor. Olvidarse del elevador y subir las escalera a buen ritmo funciona como ejercicio cardiovascular, incluso antes de llegar al trabajo. Como explica Mónica Gordillo, la importancia de una buena respiración es clave: nadie quiere llegar a su cubículo a contestar una llamada importante con la voz entrecortada de agotamiento. Es por esto que resulta de suma importancia que si se planea modificar la rutina en pos de una mejor calidad de vida, se consideren esos minutos extras adicionales al día laboral.

Construyendo Masa

Existe un sinfín de ejercicios enfocados en tonificar el cuerpo y que pueden hacerse sentados frente a la computadora sin que nadie lo note o sospeche. “Puedes quedarte viendo a la pantalla sin hacer NADA y sólo respirar por un minuto o levantarte de tu lugar y estirarte. Algo similar a cuando te levantas por la mañana”, alecciona la especialista en yoga. Ejercicios tan sencillos que pueden hacerse incluso mientras se leen estas líneas; sentado en una silla con la espalda recta y estirando una pierna al aire por tan sólo 10 segundos, es una sencilla forma de vigorizar el abdomen y cuadríceps.

The Green Mile

Caminar no es solamente una alternativa verde de transporte, también es una de las formas más sencillas de incorporar el ejercicio a una rutina sedentaria de oficina. Si ésta se encuentra a una distancia imposible de recorrer a pie, estacionarse buscando un lugar lo más lejos posible es una estrategia que asegura caminar un par de metros al principio y al final del día. En su libro, Price recomienda emplear el reloj de la oficina a manera de cronómetro y no pasar más de una hora sentado, manteniendo la frescura del cuerpo y la mente alerta: ya sea con una rutina de treinta segundos de saltos cortos o una corta caminata al baño u otro lugar en la oficina, son alternativas válidas; cualquier rompimiento con el sedentarismo no sólo es más saludable, sino también eficiente.

EXISTEN EJERCICIOS QUE TONIFICARÁN TU CUERPO Y QUE SE PUEDEN HACER FRENTE A TU COMPUTADORA SIN QUE NADIE SE ENTERE

Aunque hay estrategias un poco más agresivas pero que no afectan realmente al desempeño del empleado. Ya que la silla es uno de los objetos que, entre más cómoda, más nos mantiene atados, deshacerse de este ergonómico mueble por completo resulta a veces una solución osada pero efectiva. En su lugar, una pelota de entrenamiento se puede transformar en un entrenador omnipresente en horas de trabajo, que obliga a mantener el ab- domen contraído para mejorar el equilibrio y agudiza la postura recta de la espalda por default. El entrenador personal Mark Ryan explica que no es necesario pasar de 0 a 100 en un solo día, la pelota de equilibrio puede ser usada tan sólo una hora diaria, en principio. Como cualquier rutina de ejercicio, dentro o fuera de la oficina, mejorar la calidad de vida dentro de un cubículo puede ser una tarea tediosa inicialmente; sin embargo, los beneficios físicos comenzarán a manifestarse antes de que llegue el momento de cobrar la quincena.