PUBLICIDAD

Automóviles

Volkswagen T-Rox – Una joya del mediterraneo

por Walter Gassire Gallegos
PUBLICIDAD

Por: Roy Ocotla

El objetivo era uno: saber si el Volkswagen T-Roc estaba prospectado para nuestro país y, de ser así, tener una idea más clara de lo que podríamos esperar.Lo primero que tenemos que decirte es que sí, la marca está evaluando su llegada y no (al menos lo dicho por las fuentes oficiales), no se produciría en Puebla. La unidad que ves en imágenes, así como las diferentes variantes que encontramos disponibles para manejar están manufacturadas en Portugal. Una prueba de paciencia para todos nosotros es saber cuál será la estrategia que seguirá la alemana en nuestro continente, aun así, el contacto con este nuevo modelo fue más que válido.

Así, encontramos que el lenguaje de diseño hace referencia a la familia de la que proviene, pero también existen guiños únicos. La personalidad aflora en la carrocería con detalles que marcan una diferencia. Las luces direccionales son de LED en el frente y redondean una toma de aire. Dependiendo del grado de equipamiento (Style o Sport, con la futura inclusión del paquete R-Line y obviamente la de entrada, de enfoque más discreto) encontraremos carrocerías que pueden ser bitono, rines de mayor diámetro y una lista de equipamiento de la que más adelante te hablaré a detalle. 

En el interior el juego de superficies, sobre todo, tonalidades, son el valor predominante. Nos llama la atención la utilización de materiales duros al tacto en prácticamente todas las zonas. No dudamos de la calidad de ensamble, aunque se agradecerían aplicaciones mullidas, no obstante, el juego de colores y la disposición de los elementos generan una estancia agradable. El espacio es muy bueno para las plazas delanteras y se viaja cómodamente en la parte trasera también, aunque encontramos un túnel de transmisión prominente que complica el acomodo si se viaja al full de capacidad.

En versiones europeas, encontramos un sistema de infotenimiento con una gran pantalla de ocho pulgadas, pero más que este centro de control, el que más impresiona es el ubicado detrás del volante. El clúster digital ofrece un vistazo a información relevante sobre el viaje, la ruta del destino y detalles de funcionamiento. Para ser completamente justos, he de confesar que la disposición me gusta más que el que equipa modelos de la marca hermana Audi.

De Lisboa a Cascais

Nos bajamos del avión y ahí, en pleno aeropuerto de Lisboa, nos presentaron T-Roc. La ruta de manejo comenzó en este punto y tenía como destino la costera de Cascais. De las rutas recomendadas, elegimos la más larga, que nos llevaba aSerra de Sintra, el Palacio Nacional de Mafra y Praia do Guincho, la línea costera en la que se encuentra Cabo da Roca, uno de los puntos más al oeste de todo el continente europeo.

Los 101 km de recorrido fueron suficientes para convivir con una unidad que es poco probable llegue a nuestro país, pero que nos daba una tremenda curiosidad: la versión equipada con motor 2.0 TDI DE 190 HP Y 295 lb-pie; la tracción: integral (4Motion), y la transmisión DSG de siete velocidades.

Del andar de T-Roc nos quedamos con la puesta a punto de suspensiones. Su paso es más bien firme, aunque el filtrado no peca de seco y, sobre todo, genera la percepción de una marcha robusta. La posición de manejo es medianamente alta, aunque la línea de las ventanas, un tanto superior, genera la ilusión de que estamos más pegados al piso. La visibilidad es buena al frente y a los lados; hacia atrás no es tan priorizada por el diseño del poste C, aunque tampoco estrecha.

Este conjunto mecánico parece interesante, aún más en el tema de consumo de combustible: 100 km de recorrido y apenas 1/8 del tanque se había consumido.

En Europa, T-Roc se comercializa con diez diferentes configuraciones de tren motor. Cinco bloques disponibles: 1.0 TSI, 1.5 TSI, 2.0 TSI, 1.6 TDI y 2.0 TDI. La potencia va de los 115 a los 190 HP, y hay opciones a tracción delantera y también con la integral de casa.

PODRÍA INTERESARTE: EL VELOZ IGNIS

De llegar a nuestro país, luce probable que sea con dos opciones mecánicas, el 2.0 TSI de 190 HP —también equipado en Tiguan de fabricación local—, o la posible inclusión del 1.4 TSI. Aun así, la llegada de T-Roc presenta un reto importante, pues la configuración de producto debe permitir escalar los precios para evitar la canibalización del tope de gama de éste con la variante de entrada de Tiguan.