ARTICULOS

6 cosas indispensables para superar la pérdida de un ser querido

por Walter Gassire Gallegos

POR: WALTER GASSIRE (@Walter_gg)

Si es verdad que venimos a este planeta a ser felices, la vida incluye momentos difíciles como lo puede ser cruzar por deudas, la perdida de un empleo o rupturas amorosas, sin dejar de lado el hecho de que muchas veces tenemos que trabajar o hacer lo que no soñamos desde niños para poder cumplir con las exigencias sociales o del día a día. Muchas de estas cosas se pueden solucionar con el paso del tiempo o luchando por modificar nuestras vidas más de acuerdo a lo que siempre soñamos; encontrar un nuevo amor que nos haga olvidar, en fin, mil y una posibilidades que con un empujonsito y muchos hue$$% se pueden cambiar.

Sin embargo, los tintes más grises y oscuros que el mundo nos puede ofrecer son las perdidas humanas ya que como dice el dicho “Todo tiene solución menos la muerte”. Esos momentos de vacío y angustia jamás se podrán olvidar y siempre existirá un recuerdo en especial que te lleve hacia ese sentimiento de impotencia nuevamente, independientemente de que al final lo que nos queda es lo bueno que esa persona ya sea tu amig@, tu pareja, tus padres o un familiar nos haya dejado.

Hace muchos años, perdí a mi mejor amigo ¡a quien yo consideraba que era mi hermano! Aquella noche él me había invitado a una reunión con algunos doctores y al ser jueves el día de la fiesta decidí no acudir ya que al otro día las labores en la oficina esperaban. Me fui a dormir con la promesa de un viaje a Queretaro juntos para 8 días después. 

Ya rumbo al trabajo, recibí una llamada un poco vacilante en donde me decían que había ocurrido un “pequeño accidente” en donde él estaba y que habría de ir a verlo para ver qué pasaba. Al llegar al lugar, me recibió una doctora pálida, misma que por casualidad había sido una gran amiga durante los años de preparatoria. -Está muy mal…pero aún vive ¿quieres verlo?. Por supuesto accedí y al entrar él ya no estaba con nosotros. Sostuve fuerza, salí con su madre que con tierna voz me preguntó ¿Verdad que va a estar bien hijo?. Solamente afirmé con una sonrisa en la boca ya que no iba a ser el responsable de darle esa noticia.

Aquel fue el día más gris de mi existencia, exactamente hace 6 años en un 30 de Junio. Pero ¿por qué hablar de estas tragedias? Porque muchas veces no sabemos cómo actuar y perdemos el control de nuestras emociones, como fue mi caso y ahora tiempo después puedo compartirles las cosas que me ayudaron a salir adelante y solamente darme cuenta que así es la vida y que hay que disfrutarla mientras estamos aquí. Más perdidas han ido apareciendo en el camino, sin embargo, he podido superarlas de forma más simple gracias a estos consejos:

1.-DEDICATE A TI

El paso por este planeta esta condicionado a una fecha que no sabemos cuando llegará. Graba esta frase en tu mente:

Trabaja para vivir, no vivas para trabajar

Disfrútate al máximo, si deseas aprender a cocinar aunque seas ingeniero, busca el espacio y cumple todo lo que anhelas. Es un regalo que tú te mereces. Las empresas, cuando dejes de ser funcional para ellos, no valorarán tu esfuerzo, tus horas extras, tus desvelos ni sacrificios.

2.-NO SEAS EGOISTA

El dolor real que se siente, ese espantoso vacío es porque a quienes nos afecta la perdida es a nosotros. Desgraciadamente pueden existir condiciones que hayan hecho que la perdida de tu ser querido fuera muy dolorosa para él, sin embargo, ese dolor ya no quedó aquí en este plano y se encuentra en paz, creas en lo que creas, seas de la religión que seas, simplemente: NO HAY DOLOR. El dolor es el recuerdo, el anhelo y la ausencia y eso lo sientes TÚ.

3.- DUERME TRANQUILO

Como ya lo dije en la parte superior, el cuerpo que tienes es temporal y un día se extinguirá junto con todos tus logros en vida. ¿Te sientes poderoso ahora porque tienes una gerencia importante o porque lograste comprar un automóvil caro? Creeme, al final, todos somos piel, órganos y nada de ello nos hace diferentes de los demás. Morimos y fin, el carro por ahí quedará y la gerencia la puede ocupar alguien más. Lo que sí  te recomendaría es que todos los días vayas a la cama sin tener conflictos con ninguna persona, sin guardar un te quiero, un te extraño; en fin, ve a dormir como si fuera tu último día en este mundo. Descansa en paz todos los días, no hasta que mueras.

4.-CUIDA LO QUE QUEDA

Con el paso de los años, uno se va haciendo más fuerte; va superando las pérdidas de diversas maneras y poco a poco entendiendo que el ciclo de la vida es ese…unos siguen, otros se van y otros luchan por seguir.

Si aún tienes en vida a tus padres, cuídalos, mantenlos, búscalos. Tal vez para ellos una llamada a la distancia les puede transformar el día, si tienes amigos frecuéntalos, regálales la oportunidad de saber que son importantes para ti, si tienes pareja; dale lo mejor de ti. Si tienes un perdón atorado, suéltalo. Es vergonzoso pero es purificador.

5.-APRENDE

Hay cosas que causan tragedias, tú solamente tienes un cuerpo, una cabeza y un cerebro. Tienes que analizar tal vez algún suceso que te haya quitado a algún ser querido o así mismo ver que errores en el cuidado de su salud le costaron la vida, por ejemplo: los excesos. ÁMATE, solamente tú puedes estar contigo siempre.

6.-RECUERDA

Cada persona que pasa por nuestro camino nos dejará algo, siempre recuerda lo hermoso que te dieron en vida tus seres queridos y anímate a actuar en la vida como si les fueras a regalar un momento de orgullo. 

¡ÁNIMO! La vida sigue y tienes que abrazarla…