Agenda

16 diferencias de la navidad de cuando eras niño a ahora

por Walter Gassire Gallegos

Llega Diciembre, y al mismo tiempo la época navideña, vacaciones, amor, unión y…¡Para qué te engañas! gastos, preocupación de ver qué regalar, compromisos a los que muchas veces no quieres ir, en fin, no todo es jo jo jo, Santa y esas cosas.

source

No es que seas el Grinch, simplemente la percepción es diferente y las responsabilidades que conllevan las fechas son otras (¡más aún si eres papá!).

Cuando eras niño, lo único que te debía preocupar era portarte bien para recibir todos los regalos del mundo con la llegada de Santa, los reyes y los extras del intercambio por ser el pequeño.

giphy-8

No había que pagar nada y solo tenías que tener ilusión, fe; disfrutar que llegaría tu familia, tus primos y sentarte a la mesa con ellos era lo mejor para después -por primera vez en mucho tiempo- insistir en dormirte temprano por el cansancio tan grande que tenías…(¡mentira! querías ver a Santa).

Fingías dormir esperando el gran momento, sin embargo, “los Santas” descubrían el momento exacto para colocar esos detalles en el árbol junto a tu zapato sin que te dieras cuenta y despertabas creyendo que habías “oido ruiditos“.

Defendías la idea de que Santa era real y a pesar de las críticas, tu tenías la ilusión de dejar debajo del árbol galletas y leche, y no solo para el, si no, también en la visita de los reyes magos.

giphy-6

Esa ilusión con los años se va desvaneciendo y -a pesar de que a muchos de manera simbólica aún les regalan algo-, la convivencia y las responsabilidades de esa fecha son otras.

Comienza cuando vas en la facultad y, aunque no tienes dinero, buscas la forma de empezar a regalar algo simbólico. Si hay novia, ya no solo es su regalito, si no el detalle para quedar bien con los suegros.

giphy-7

La vida pasa y vas entrando a los 30 y principalmente estos son los cambios que percibes y que te hacen pasar esa fecha mágica un poco “presionado”:

1.-Ya no recibes regalos (y si sí son pocos), ahora, tienes que gastar tus ahorros en regalarle a tu esposa, a tus amigos en el intercambio, igual el de tazas (o calzones) godín y si tu familia está aún contigo en vida, no dejes de considerarlos.

Nota: Es horrible regalar ropa interior si te toca la o el gordito por que da pena que lo saquen frente a todos.

shutterstock_221969692

2.-Si tienes hijos, olvídate de ahorrar, viene Santa, los Reyes y la noche del 24 por lo que tendrás que guardar un dinerito para pagarle a esos señores por sus amables servicios.

3.-La ilusión se transforma en que tendrás que decidir si la pasarás con la familia de tu pareja o con la tuya.

PODRÍA INTERESARTE: ¡YA LLEGA SUPER MARIO RUN!

4.-¡Tienes que organizar todo si vas a hacerlo en tu casa! Piensa en limpiar, recibir, atender, cocinar, acomodar, decorar, etc…

5.-Desde noviembre empieza el gasto de las series, arbolitos, esferitas, etc para que tu casa luzca tan hermosa como cuando llegabas de niño y no tenías más que ver a tu mamá o familiar trepada en un banco poniendo el arbolito.

6.-Las pérdidas familiares duelen más, es la fecha en donde extrañarás a todos los que ya no están.

7.-Parece broma, pero es la fecha en donde más te juzgan, ya sea en la oficina o con la familia la cantidad de copas que tomes ¡mucho cuidado!

shutterstock_351913403

8.-Te endeudarás increíblemente…La cuesta de enero dejan de ser 3 palabras y se convierte en un graaaaaan pesar.

9.-Tienes más compromisos de los cuales sólo irás a un cuarto de ellos con ganas.

10.-Ya no ves las series animadas de ayer y hoy, si no, las de Netflix

11.-Las posadas son con rock, dance y cascadas de alcohol; pocos siguen prendiendo sus luces de bengala y cantando villancicos.

12.-Ya no haces carta a Santa o reyes, si no cuentas y presupuesto anual.

13.-Tu aguinaldo es lo que menos disfrutas, al igual que tus vacaciones.

14.-Si sales de tu ciudad, tu tarjeta de crédito llegará echando lumbre por aquel tiempo compartido.

15.- El ponche ahora lleva más piquete que tejocotes.

16.- Si te luces en tu regalo, por lo general a quien le tocas te regalará una porquería ja,ja,ja ¡Feliz Navidad!

En fin, la verdad es que solo hay una vida y cada momento lo debes convertir en algo mágico ¡Disfruta, vive y comparte!