Las 4 “deliciosas” fases del orgasmo femenino…

por Walter Gassire Gallegos

La respuesta sexual femenina se constituye por cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución. Para alcanzarlo, algunas mujeres pueden tardar hasta 20 minutos, dependiendo de cada una, a diferencia del hombre que alcanza el orgasmo entre tres y cinco minutos.

shutterstock_529565659

La primera fase de este largo pero satisfactorio proceso es la excitación, tiene una duración variable, desde sólo unos minutos a varias horas después de iniciada la estimulación erótica. Físicamente, la mujer se lubrica, experimenta la expansión de su vagina, hinchazón de los labios mayores y menores de la vagina, clítoris y senos. Además, hay un aceleramiento de los latidos del corazón, de la presión arterial y de la respiración.

shutterstock_529572889

En la segunda fase, la meseta, los cambios experimentados en la etapa de excitación se acentúan. Los labios vaginales se engrosan y cambian levemente de color, además, las paredes vaginales se llenan de sangre y el orificio vaginal crece. El clítoris también se llena de sangre. Los latidos del corazón y el pulso continúan acelerándose.

giphyaz

La tercera fase, tal vez la mejor, es la del orgasmo, es el clímax del ciclo. Es la etapa más corta, dura sólo unos segundos. En esta etapa, la mujer experimenta una serie de contracciones musculares involuntarias en la vagina, útero y/o recto, las cuales resultan muy placenteras.

PODRÍA INTERESARTE: LOS 10 TIPOS DE ORGASMO FEMENINO

La cuarta fase, la de resolución, se caracteriza por el retorno a un estado de reposo. Esta fase puede durar de cinco hasta 60 minutos. Aquí es cuando se regresa al estado previo a la estimulación. Durante esta fase algunas mujeres pueden responder a estimulación adicional luego del orgasmo, a diferencia nosotros los hombres, quien después de la eyaculación no respondemos a estímulos. Es importante considerar que la mujer presenta una fase de resolución mucho más larga que la del hombre, por lo que muchas sienten la necesidad de seguir acariciándose con su pareja o de mantener un estado de intimidad.

shutterstock_531099445

Según cerebros escaneados en mujeres durante el proceso para generar un orgasmo, la mayor parte del cerebro “se apaga”, como si de algún apagón provocado por una explosión se tratara. El rasgo del orgasmo es temporal: es la pérdida de la conciencia.

A %d blogueros les gusta esto: