Recuerdos OPEN

#RecuerdosOpen – Malillany Marín: fuego en las venas

por Walter Gassire Gallegos

Malillany, además de ser una mujer hermosa, es alguien que tiene muy claro lo que desea en la vida. La inteligencia con la que ha manejado su carrera hasta ahora es la misma que nos hace enamorarnos de ella cada vez que la vemos.

 

malillany marin 1

¿Cómo llegaste a México y por qué decides ser actriz?

Era modelo, principalmente de fotos. Por una apuesta con mis amigos, en la que me retaron a entrar a una película, fui al casting.

En el casting eran puros actores consagrados del cine cubano y llegué diciendo que era actriz; me dieron el guión, lo leí y unos días después me hablaron para decir que el papel era mío. Lo primero que creí es que aún eran mis amigos bromeando, entonces les insistía por teléfono que cuánto me iban a pagar ya que yo era una “gran actriz”. Era completamente irreverente, pero cuando llegué al Hotel Nacional de Cuba, descubrí que era cierto. Debuté entonces en la co-producción cubana/española Tiempo Muerto. Ahí decidí que quería ser actriz.

PODRÍA INTERESARTE: DULCE MARÍA EN OPEN

Antes había estado en México como modelo y decidí venirme a vivir acá. Estudié en el CEA y me quedé trabajando aquí. Fue un cambio positivo; en Cuba, desde muy jovencita hacía fotos y anuncios para todos los vicios; hice de ron, tabaco y café. Ahora es una actriz reconocida en nuestro país con una serie de proyectos gigantes en puerta.