Ella Es

Ella es: MASHA LUND

por Jafet Muñiz

Por Sergio Ramos

Por sus venas corre sangre rusa y danesa, pero ha sido en Estados Unidos donde la modelo ha acaparado decenas de portadas de revistas ( Playboy entre ellas), comerciales de televisión y videos musicales.

Al ver sus fotos, uno piensa de inmediato en Brigitte Bardot, la legendaria actriz francesa, icono de la moda y símbolo sexual de la década de los sesenta. El mismo cabello rubio, los mismos labios carnosos, la misma mirada sugerente, atributos que dominan a la cámara con una sonrisa apenas insinuada. Masha Lund nació en Dinamarca, aunque también tiene ascendencia rusa. Sus primeros pasos como modelo los dio después de haber ganado un casting para un comercial de televisión en Copenhague, tras el cual vinieron otros más, así como un contrato con la agencia danesa Talent Agency. Un buscador de talentos la vio en un comercial y de inmediato le abrió las puertas para triunfar en el mundo del modelaje en Estados Unidos.

En Nueva York empezó a hacer decenas de shootings para fotógrafos profesionales, y en Los Ángeles, a donde finalmente se mudó, comenzó a aparecer en varias revistas, entre ellas, Maxim , FHM , Exposed , Esquire , GQ y Playboy , luciendo sugerente lencería de la marca Dreamgirl.

19

También apareció en programas de televisión en E! y Spike TV; en videos musicales con Lady Gaga, Beyoncé y Eminem, además de algunas películas como Epic Movie , con Carmen Electra. Sin embargo, ha sido la industria de su país natal la que la ha colocado en los cuernos de la luna, gracias al reality show Danske Hollywoodfruer , un programa que muestra la glamorosa vida de las Top models escandinavas que triunfan en Los Ángeles. Actualmente, Masha ha incursionado en el mundo de la decoración de interiores con su propia empresa, además de ser un activa e influyente blogger en el mundo de la moda y el diseño.

21

A pesar de su popularidad, Masha no pierde el piso y sigue soñando con encontrar el amor ideal, encarnado en un hombre que debe tener dos cualidades fundamentales para que logre enamorarla: que sea un buen conversador y que la haga reír. Quien sepa dominar ambos aspectos, asegura, es un hombre seguro de sí mismo, de lo que tiene para ofrecer a una mujer que, como ella, sólo espera ser tratada como a una princesa. Todo lo demás, comenta Masha, es puro adorno.

Fuente: zimbio.com

Fuente: zimbio.com