PUBLICIDAD

Ella Es

Ella es: Molly Morrison, un sueño hecho realidad

por Jimena Gómez
PUBLICIDAD

Quien camine por Sunset Boulevard se topará, entre las marquesinas teatrales y los anuncios de marcas de ropa, con un espectacular en el que aparece una guapa mujer que, a diferencia de las modelos tradicionales, luce unos pechos espléndidos y unas caderas delineadas que recuerdan a las actrices de la época de oro del cine de Hollywood.

Enfundada en un vestido y unas botas rojas como parte de la campaña publicitaria de una marca de agua, Molly Morrison es una gringa muy gringa: cabello rubio, ojos verdes, piel de durazno y unas curvas que hace que cualquier mortal lance un suspiro diciendo “God bless America”.

Molly Morrison nació en Dallas, Texas, aunque actualmente vive en el sur de California junto al mar, ya que uno de sus pasatiempos favoritos además de pintar es surfear. No es raro verla en South Beach enfundada en un bikini mojado mientras a su lado sostiene una tabla esperando la ola perfecta.

Desde que se inició en el mundo del modelaje, Molly Morrison ha aparecido en decenas de revistas para caballeros, entre ellas: Maxim, Sports Illustrated, GQ y Esquire, en cuyas páginas ha dejado constancia de su paso por el mundo en fotos que celebran su belleza y su juventud.

Su actitud desenfadada no deja lugar para medias tintas. Su pareja ideal, confiesa, es un hombre como ella, alguien que ame el peligro, la adrenalina de nadar entre las olas y que deje constancia de su virilidad en cada segundo de su vida.

Actualmente Molly Morrison es la imagen oficial de 138 Water que, en lugar de presentar a una modelo enfundada en ropa deportiva como el común de las campañas que promueven lo saludable, se decidió por una imagen más sexy y glamourosa. Y nadie mejor que Molly Morrison, con esa dualidad entre lo inocente y lo perverso, entre su rostro dulce y el cuerpo despampanante que muestra más que lo que esconde debajo de su traje de baño rojo (a lo Baywatch) para encabezar la campaña.

molly morrison

molly morrison