PUBLICIDAD

Cuidado personal

¿Eres consciente del poder de tus pensamientos y palabras?

por Walter Gassire Gallegos
PUBLICIDAD

Por: Saza Ramírez

Sería fabuloso que nos hubieran enseñado desde pequeños que si cambiamos nuestros pensamientos existe un cambio inmediato en nuestras emociones, si cambio mis emociones estas cambian mi actitud, y si cambio mi actitud puedo cambiar mi vida. 

Muchos de nosotros seguimos caminos ya trazados por otros, las mismas costumbres, las mismas ideas, lo tradicional, lo correcto, lo seguro, sin embargo admiramos a las personas que se salen de lo normal, de lo tradicional y se arriesgan a hacer algo diferente, original, de otra manera.Personas normales con actitudes especiales consiguen cosas increíbles.

No tienen nada que tú y yo no tengamos, quizá más valor, más creatividad o la certeza de que sus pensamientos crean sus vidas

Te comparto que estoy leyendo el libro ” El poder está dentro de ti”, de Louis Hay, es un gran libro, te lo recomiendo; en lo personal me ha acompañado a estar más consciente de mis pensamientos y de las palabras que me digo, del cómo me trato. El subconsciente no tiene sentido del humor, no se puede hacer una broma respecto a uno mismo y pensar que eso no tiene importancia. Cualquier frase despectiva que pronuncies sobre ti mismo, aun cuando lo digas con la intención de ser ingenioso o divertido, tu subconsciente lo aceptará como verdadera.

Te invito a un reto:  Esta semana ponle más atención a cómo te expresas, cuáles son las palabras que más usas y los pensamientos que más llegan a ti. Si nuestro vocabulario y mente es pobre y pesimista, así será nuestra vida. Queremos abundancia, queremos paz, queremos ser felices, pero con nuestra boca declaramos todo lo contrario. Cuando la incoherencia impregna nuestra existencia, lo que deseamos jamás llegará a cumplirse.

A cada pensamiento limitante búscale su opuesto, cámbialo por un pensamiento de “sí puedo”, “yo valgo”, “lo voy a conseguir”… Y pregúntate ¿qué pasaría si…? ¿y si me atreviera a…? Y trata de imaginarte cómo te sentirías si lograras eso que quieres. Empezar a pensarlo e imaginarlo es el principio de conseguirlo.

Ponle acción a tus pensamientos y verás que poco a poco te parecerá que aquellos pensamientos limitantes no eran tuyos. Recuerda que todo es un hábito, llevas muchos años pensando y hablando de esa forma, ábrete a la posibilidad de tener pensamientos y palabras amables contigo y tu entorno.