¡America vs Tigres! En opinión del campeón Walter Gassire

por Walter Gassire Gallegos

Por: Walter Gassire – Ex campeón con el Toluca FC y director técnico.

Imagen por: @CSD1917

Imagen por: @CSD1917

Tw: @GassireFut / FB: WalterGassireFut

Hola ¿cómo están?

Se jugaron los primeros 90 minutos del partido América – Tigres por la final del campeonato mexicano, partido que había sido muy esperado por los aficionados al fútbol y que no se había realizado antes por los compromisos del América en el mundial de clubes.

Fue un partido llevado a cabo anoche en el estadio azteca, que si tuvo por momentos emocionantes que hacían presagiar que veríamos un juego donde podían caer los goles en cualquier momento, pero no fue así, ya que vimos un equipo Tigres que vino a esperar en su campo a un América -que de entrada- fue a buscar ganar el juego, queriendo sacar la ventaja que le diera el triunfo y que la tuvo por medio de un penal que el arbitro Delgadillo le regaló y que Peralta se encargó -increíblemente- de esquivar mandando el balón a la tribuna.

El equipo Tigres consigue el gol por medio de su estrella Guiñac -¡Siempre Guiñac!- en una estupenda jugada individual, llevándose por velocidad y cambios de ritmo a su defensor para definir en forma excelente por entre las piernas de Moises Muñoz y poner en ventaja al equipo norteño. Este fue el único ataque de los Tigres en el primer tiempo y que le dio gran resultado porque lo ponía con una ventaja importante en esos momentos del juego y esto le permitía al  Tigres, irse con esa ventaja al vestidor.

En el segundo tiempo Tigres siguió con su esquema defensivo y el América aprovecho para irse con todo al ataque buscando el gol que le diera el empate, cosa que consiguió en un tiro de esquina donde la marca de los defensores Tigres,  no fue la correcta y permitió primero que Pablo Aguilar desviara con la cabeza el balón, que le quedó a Bruno Valdés, que lo único que tuvo que hacer, fue empujarlo al fondo de la portería. El juego terminó con un empate, con poco sabor a  final y ahora se tendrá que definir todo, en el universitario de Nuevo León, el día domingo, día en que sabremos quién será el campeón del fútbol mexicano.

Y un comentario aparte es sobre la actuación del arbitro del juego, Paul Delgadillo, tuvo una noche plagada de errores y que no sólo los tuvo en la parte técnica para marcar faltas, si no también, las tuvo en lo anímico porque no tuvo el valor para sacar las tarjetas rojas cuando debió hacerlo, para cuidar la integridad física de los jugadores de ambos equipos y con esto no permitir tantas patadas o golpes que incluso podían haber tenido un desenlace mayor y de graves consecuencias. 

Hasta la próxima.

21314 03221216DDI_FI_AME_UANL_MUNOZ

Fotos: www.excelsior.com.mx