ARTICULOS

“El precio de soñar” por Miguel Robles, editor en jefe

por Walter Gassire Gallegos

La captura, y posterior extraditación de Javier Duarte nos trajo un poco de paz a todos los que hemos seguido el caso. Es cierto que el suyo es un asunto que va revestido de duda; ¡y cómo no!, luego de tantos años en los que la corrupción es aquel duendecillo que ha hecho de las suyas en nuestro país, donde la señorita impunidad parece ser una enfermedad que no podemos erradicar.

El texto de Elia Baltazar en la edición impresa del mes (El Reto de un País Limpio, pág. 78) relata las dificultades y los tropiezos en la creación de una institución que se antoja obligada para cualquier país que padezca los mismos males que el nuestro: El Sistema Nacional Anticorrupción. Y es que, aun cuando parece que esta serie de organismos e institutos nos ahogan de a poco y canibalizan los recursos públicos, al menos este constituye una luz al final del túnel, pues se antoja como un rayo de esperanza para acabar con los personajes que, como ha sido acusado Javier Duarte, han lastimado al país al robarse los recursos públicos.

Cambiando a temas más agradables…

No ha sido fácil la carrera de María León; vamos, tampoco la de nadie que sea capaz de presumir el éxito lo ha sido; sin embargo, ella tiene otras cosas más que presumir. Su voz, su talento y sus habilidades la han hecho capaz de llegar a miles de personas que la admiran. Ellos saben, al igual que nosotros ahora, que debemos perseguir los sueños, que podemos soñar todavía más grande y que las metas se pueden alcanzar. Ojalá, algún día se pueda llegar a ese punto en el que la corrupción desaparezca de nuestras vidas, por nuestro bien y el de México.

María León es la portada de nuestra edición de agosto, con una carrera que sin duda apunta hacia el cielo. Y mientras consigue conquistar el firmamento, nosotros podemos disfrutar de una entrevista cálida, donde podemos percibir sus preocupaciones y su ser muy de cerca. Además, claro, de disfrutar de la sesión de fotos, en la que pudimos confirmar lo que todos ya sabíamos: que se trata de toda una reina.