ARTICULOS

Miguel Robles – Hablemos de malos hábitos…

por Walter Gassire Gallegos

Miguel Robles: Editor en Jefe
@miguelroblesn 

Hace poco me topé a un amigo a quien no veía hace algún tiempo. Lo vi más sonriente, más joven incluso. Aquel tipo a quien no le gustaba prácticamente nada, o a todo le encontraba un aspecto negativo, cambió por completo. No es que se convirtiera al club de los optimistas, pero sí se veía notablemente más feliz.

Cuando le pregunté qué había hecho para llegar a ese estado de semi nirvana, sorbió el café que bebía y sonrió ampliamente, como nunca lo había visto yo. “Aprendí a ver qué cosas importaban y cuáles no”.

Él me reveló la clave de su nuevo estado: dos puntos que radicalmente cambiaron su existencia:

“Aniquila el hábito de creer que todo se trata de ti”. En esta era de redes sociales, en la que constantemente nos encontramos rindiendo culto al ego, es fácil caer en la creencia de que esa mueca del jefe es por un disgusto que le causamos nosotros, o que la risa de un cajero es por los colores de nuestra corbata. Vivimos una época sumamente caótica; NADIE está pensando más que en sus propios problemas.“Y en segundo lugar -continuó-, no te compares con los demás. Es un juego que jamás podrás ganar”. Siempre existirá alguien mucho más inteligente, mucho más astuto, mucho más rico y aparentemente mucho más feliz que tú. SIEMPRE. Lo mejor, me dijo, es enfocarse en las necesidades de uno y satisfacerlas. Atender la salud, equilibrar el mindset y, sobre todo, tener absoluta claridad del ser nos conducirá a ganar el juego de la felicidad, o al menos nos encaminará por una ruta exitosa hacia el bienestar.

Si de mujeres hermosas hablaos, en el mes de abril tenemos a una reina, alguien que por mucho tiempo deseamos tener en nuestra portada. Las cosas ocurren por algo, eso explica que no fuera sino hasta hoy que podamos tener a Angelique Boyer engalanando la portada; todo tenía que alinearse para que no solo el shooting fluyera de manera armoniosa, sino que el resultado fuera sumamente exitoso. Angelique nunca se había visto mejor y nos deja ver que no solo se trata de toda una estrella, sino que es un excelente ser humano que por su sencillez y talento no le resultará nada complicado comerse al mundo de un bocado.