zhenli 1120

¿Quién se quedó con el dinero de Zhenli Ye Gon?

09/07/2015

Por Sergio Ramos

El 15 de marzo de 2007, un grupo especial de la Policía Federal irrumpió en la mansión del empresario chino residente en la Ciudad de México, Zhenli Ye Gon. En la segunda planta de la casa ubicada en Sierra Gorda 515, Lomas de Chapultepec, descubrieron una pared falsa cubierta con un espejo que deba a otra habitación en donde los federales encontraron lo inimaginable: 205 millones de dólares en pacas embolsadas, 18 millones de pesos mexicanos, 200 mil euros, 113 dólares de Hong Kong, 11 centenarios y un gran lote de joyas. La imagen de toda esa fortuna reunida por los agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) dio la vuelta al mundo.

En esos momentos, el empresario chino se encontraba en Estados Unidos porque una semana antes había sido secuestrado por varios elementos de la desaparecida Agencia Federal de Investigaciones (AFI) que le advirtieron de la orden de localización y presentación que la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO, ahora SEIDO) había girado en su contra. Lo dejaron libre a cambio de cierta cantidad de dinero y ese mismo día, Zhenli Ye Gon tomó un avión con destino a los Estados Unidos.

Las acusaciones de la PGR contra el chino avecindado en México desde 1994 eran por tráfico de sustancias prohibidas (pseudofedrina) que presuntamente revendía a las organizaciones de La Familia Michoacana y el Cartel de Sinaloa para la fabricación de drogas sintéticas.

Sin embargo, la relación de Ye Gon con empresarios, funcionarios de aduanas, gobernadores (Arturo Montiel, ex gobernador el Estado de México y padrino político de Enrique Peña Nieto, firmó los permisos correspondientes para que el chino construyera una fábrica en ese estado) y políticos era tal, que tenía incluso una credencial oficial del Senado de la República.

Cuando fue detenido en Estados Unidos, en sus primeras declaraciones Ye Gon aseguró que el dinero encontrado en su casa de Las Lomas de Chapultepec no le pertenecía. Aseguró que el dinero le pertenecía al Partido Acción Nacional (PAN) y que Javier Lozano Alarcón (entonces Secretario de Trabajo) lo obligó a esconder esa fortuna que presuntamente iba a ser destinada a la campaña electoral del año anterior en que Felipe Calderón ganó la presidencia.

En El Robo del Siglo, Sergio González Rodríguez analiza la historia del chino en base a sus declaraciones, los sucesos que ocurrieron tras su captura (varios de los agentes policiacos que participaron en la incautación del dinero fueron después asesinados) y en el marco de la estrategia geopolítica que el gobierno de China, asociado con las mafias locales, ha emprendido en todo el mundo, incluyendo México.

 

En el libro lo dejas claro, pero explícale a nuestros lectores por qué El robo del siglo lo cometió el Estado contra un presunto delincuente.

Sergio González Rodríguez: El nombre del libro obedece a lo siguiente: cuando se da el caso de Zhenli Ye Gon hay una actuación de las autoridades en la que decomisan y se apropian del dinero que le encontraron en su casa. Esto es un hecho indebido porque no se respetaron preceptos constitucionales que mencionan que nadie puede ser desposeído de sus bienes, propiedades, etcétera, sin mediar un juicio. Y aquí sin mediar un juicio sucedió lo que pudimos observar. La autoridad proporcionó para hacerlo [el decomiso] una serie de argumentos burocráticos-administrativos, pero que en su conjunto no respetaban principios constitucionales, que son superiores, y que generan la gran contradicción: autoridades que no respeten la constitución.

“Por eso creo yo que tenemos que hablar del robo del siglo, no sólo referido al decomiso estricto sino a la falta de respeto de las autoridades frente a preceptos constitucionales. Yo creo que esto es muy grave en una sociedad que necesita, como mencionaba el magistrado Cossío Díaz, que las normas constitucionales sean eficientes todos los días, y para todos. De ahí que yo quería recordar el episodio y referirme a esto porque no es un asunto anecdótico. Lo que hay de fondo es muy importante para toda la sociedad”.

¿El caso de Shenli Ye Gon llegó de manera natural o buscaste a un personaje que representara todo este entramado entre crimen, políticos y empresarios?

Yo cuando vi el caso en un primer momento en 2007 lo primero que detecté es que había una parte de verdad en lo que declaraba el chino. Las autoridades decían “no, todo es mentira, es un cuento chino”. Los medios masivos de comunicación transmitieron este mensaje. Y como decía Leonardo Sciascia: hay que leer los periódicos entre líneas porque ahí está todo, solamente hay que saber leerlos. Entonces llegas a la conclusión de que ahí hay un mar de fondo.

“Cuando el personaje involucrado empieza a mencionar asuntos vinculados a un grupo de presión que lo coaccionaba, cuando menciona que fue extorsionado (y realmente lo fue por agentes de la AFI), cuando menciona que tenía inversionistas y en efecto tenía empresas de alto impacto de inversión, pues dices, aquí seguramente hay una parte de verdad y una parte de mentira. Por qué no tratamos de ahondar en eso dado que las autoridades no informan a la sociedad. A eso me refiero con la investigación de El robo del siglo. No solamente no se respetan los preceptos constitucionales, no solamente se le sustrae sin juicio a un personaje sus bienes y propiedades, no solamente no se informa realmente qué pasó a la sociedad. Son elementos muy graves y el público se queda esperando. Este suspenso es lo que me llevó a mí a elegir el caso de Zhenli Ye Gon y tratar de explicarlo”.

 sergio gonzález

¿Cuál es la situación actual de Zhenli Ye Gon?

Aún no es un culpable como tal porque no ha sido sujeto al juicio al que tiene que ser sujeto. De entrada no se ha respetado su debido proceso. Ahora está en estatus de extradición a México. Sabemos que la situación de Zhenli Ye Gon al llegar a México va a ser brutal. No solamente va a ser encarcelado en un penal de alta seguridad sino que tendrá un aislamiento mayor que el que ha tenido desde que fue detenido en Estados Unidos hace siete años. Entonces, lo que tenemos como expectativa de que suceda es, primero, que cuando sea extraditado a México tiene que ser sujeto a un juicio completamente de acuerdo a las normas constitucionales, respetando todos los principios que hay de por medio. Segundo, la autoridad tiene que informar qué pasó realmente y tiene que investigar y esta es la parte más delicada porque si nos basamos en las primeras declaraciones de Zhenli Ye Gon, las autoridades tienen aún mucho más por investigar, mucho más de lo que hasta ahora nos han dicho. Y no solamente inculparlo por delitos como delincuencia organizada, tráfico de drogas, tráfico de sustancias ilícitas, lavado de dinero, etcétera, y los cargos que tenga de por medio tienen que ser suficientemente investigados. No podemos conformarnos con una investigación a medias. Esa es mi expectativa. Tenemos que exigir a las autoridades que cumplan con su papel.

Sin embargo, esto es poco probable que ocurra por toda la gente que caería con él…

Eso es muy difícil pero tendría que ser si tenemos una investigación de fondo. Actualmente yo menciono a las personas que están procesadas, acusadas y ya encarceladas y con condena firme. Y son operadores que tienen condenas muy fuertes. También está involucrada la mujer de Zhenli Ye Gon que le han atribuido también cargos muy duros. Desde luego ella todavía está en proceso. Pero creo que lo que viene es exigir que las autoridades cumplan esta vez con las normas constitucionales y con la ley como debe ser. Sin embargo, a la luz de lo que hemos visto en los últimos tiempos en México, no se contempla que esto vaya a acontecer. Pero es mi expectativa, casi sería mi exigencia. De hecho, lo es.

 sergio gonzález

Explíquenos sobre la responsabilidad del Estado en la creación de delincuentes como Zhenli Ye Gon.

Así es. Cuando tienen oportunidad, porque en México no se castigan los delitos, de inmediato crece la posibilidad fantasiosa de los criminales. Y esto es muy grave. En México no se castigan los delitos. Todavía tenemos un altísimo nivel de impunidad del 98%. Y esto es un mensaje muy claro para la sociedad: delincan. Porque es más productivo que cometan delitos a que trabajen formalmente. Afortunadamente la sociedad se conduce con sensatez, gran parte de la sociedad no incurre en delitos ni en faltas. Al contrario, cumple el orden convencional de modo ejemplar. Pero el mensaje que está mandando el Estado es muy negativo. Y qué hay como complemento de este mensaje: cada vez más leyes, cada vez más penalidades a los delitos, y sin embargo, estas leyes no se cumplen. El gran problema es que por muchas reformas legislativas que hagamos, la sociedad no va a mejorar, porque la propia reforma legislativa no implica que automáticamente tenga un efecto y que automáticamente vaya a impactar en la mejoría de la sociedad. Tiene que haber, en principio, respeto a la ley, y en segundo, que las instituciones realmente sepan implementar estos cambios.

“Mientras no cambie profundamente la mentalidad de los políticos, no va a cambiar la mentalidad política de la propia sociedad”.

 

A la luz de estas conclusiones entre la relación entre empresarios, narcos y políticos, ¿cómo explicar entonces la guerra contra el narco?

En el año 2005 se firma el Acuerdo para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte. Lo firma Vicente Fox. Y ahí EUA impone protocolos de cambio para el combate al narcotráfico. En EUA la doctrina Militar y la doctrina diplomática ya equipara cada vez más el delito de narcotráfico con el delito de terrorismo. Así como que cada vez más está introduciendo nociones que antes eran contrainsurgencia, contrainteligencia, dentro del marco de la persecución al terrorismo. Hay un cambio estratégico de visión militar en EUA. Y esto generó que México desatara meses después una guerra contra el narco, que la desató el gobierno de Felipe Calderón, cuyos efectos son gravísimos y lo vamos a seguir viviendo. No porque hayan declarado que se acabó la guerra contra el narco los efectos se paren. Esos efectos continúan. 120 mil personas ejecutadas o desaparecidas es una cantidad enorme. Y el impacto social es muy grave. Y lo que obtienes son comunidades en muchas partes del país estragadas por la violencia, con el dominio de grupos criminales que combaten al Estado y le contienden el monopolio de la violencia. Y lo queremos minimizar con propaganda, en lugar de hacer política y solucionar problemas, o gestionarlos, lo que se hace es foguearlos. Hacemos propaganda y hacemos como trabajamos y hacemos como que avanzamos. Yo creo que mientras no se detenga esta idea de las drogas ilícitas va a ser más difícil acabar con el problema. Con lo que ocurrió en Jalisco, el derribo del helicóptero con un lanzacohetes, estamos viendo cómo la violencia y la guerra no va a solucionar sino a incrementar estos problemas todos los días, cada vez más. Y las comunidades están metiéndose cada vez más en la criminalidad porque el narco trae consigo todas las industrias criminales, secuestro y extorsión incluidas.

¿Qué papel jugaba Zhenli Ye Gon en esta trama, cuál era su función, cuál era su papel dentro de esta historia que involucra a funcionarios federales y criminales?

Yo creo que Zhenli Ye Gon es un operador de grandes negocios a nivel global. Hay que recordar que el enlace de drogas ilícitas que se le atribuye es la llamada Conexión China. Y esos puntos de producción de materia prima para la fabricación de drogas artificiales se da en laboratorios del sudeste de Asía patrocinada por grupos criminales chinos, que a su vez son protegidos por el propio gobierno chino. Estamos viendo una acción geopolítica de China sobre el vecindario de EUA y por parte de EUA estamos viendo una reacción geopolítica en México de acuerdo a sus intereses de seguridad nacional en una zona donde, por ejemplo, el grupo Templarios es el principal proveedor de material de hierro para exportar a China. Es increíble un grupo criminal haciendo estos negocios con un gobierno. Es justamente lo que tenemos que entender en el trasfondo de Zhenli Ye Gon: es un operador de intereses muy vastos, muy grandes, y a su vez se vincula con la gran corrupción mexicana, de las áreas políticas y administrativas. Yo creo que aquí es donde tenemos que ser muy claro: que el caso es mucho más allá que lo anecdótico, mucho más importante que la caricaturización que se hizo del capo, y el personaje es muy probablemente que sea solamente una pieza desechable, un chivo expiatorio…

 

¿Pero por qué cayó él? ¿Por qué decidieron que cayera él?

Porque al parecer el tamaño del negocio se había vuelto demasiado peligroso para criterios de las agencias norteamericanas. Porque el gobierno de EUA, por un lado, persigue las drogas, pero, por otro lado, a través de sus agencias de inteligencia, manipula grupos criminales. ¿Con qué finalidad? Con la finalidad de tener asegurada la provición de drogas para control social que existe en muchas comunidades de Estados Unidos. Y entonces estas agencias juegan un papel: cuando empieza a haber un problema, lo señalan y apagan el incendio; cuando hay una amenaza y riesgo para el interés de la seguridad nacional en Estados Unidos, inmediatamente entran. Esta es la historia del gobierno norteamericano frente a la política de las drogas desde hace cincuenta años. Entonces, estamos viendo que Zhenli Ye Gon en un momento creció de tal modo que se volvió un factor de amenaza por su trama con La Familia Michoacana, por su trama con El Chapo Guzmán, se volvió un factor demasiado importante, entonces es allí donde inmediatamente van contra él. Y el tipo, por lo que parece ser, estaba acostumbrado a sobornar autoridades para no ser detenido. Y esa es la parte que sí hay que ver: desde luego es un operador de alto nivel.

 

¿Qué papel juega la geopolítica expansiva China en esta historia?

Hay que recordar que los expertos en estudiar la expansión china en el mundo han señalado tres características de alto riesgo para los estados nación en el mundo. ¿Qué ha traído consigo la expansión china en el mundo? La china es una sociedad muy laboriosa, muy industriosa, pero con gobiernos poco escrupulosos, que no dudan en romper la ley y en no respetar los derechos de los demás. Sabemos que el gobierno chino tiene enormes problemas con corporativos extranjeros porque, por ejemplo, no respeta el derecho de propiedad intelectual. Emplean técnicas de donping para la producción, emplean granjas de trabajo forzado para producir mercancía al más bajo costo y, por lo tanto, no tendrán competidores en el mundo. Y también esta actividad económica de China lleva consigo el funcionamiento mental y pragmático hacia otros países donde el principio de corrupción también funciona. Cuando llega a otros países, ellos llevan muy claramente esto. Y además, las grandes inversiones de China en el extranjero llevan consigo la vigilancia política del Partido Comunista cuyo pragmatismo está absolutamente documentado. Y, por otro lado, establecen relaciones de sinergia con el crimen organizado. Tú no puedes enviar millones de compatriotas chinos hacia el mundo como trabajadores sin contar con la venia del propio gobierno chino. Y quién opera ese tráfico de personas: los grupos criminales de China. Ese es el aspecto que tenemos que tener claro de la geoestrategia china en el mundo. Está documentado. Cuando vemos esos efectos en países como México tenemos que analizar la verdadera trascendencia. No son hechos anecdóticos, no son invenciones, no son mitos: son realidades de la economía contemporánea. La economía globalizada trajo consigo en el reverso de la gran apertura de mercados la intromisión muy productiva y redituable de la economía informal y la economía subterránea. Eso es muy importante que lo tengamos claro cuando hablemos de geopolítica de grandes potencias.

¿Y quién ha sustituido a Zhenli Ye Gon?

Continúa la red de distribución, la red de penetración de sustancias prohibidas. Sobre todo siguen entrando por Lázaro Cárdenas y por Manzanillo. Se mantiene la presencia de chinos trabajando en Michoacán con los templarios, que ahora, bueno, cobrarán otro disfraz y se llamarán de otro modo, pero siguen operando. Seguirán operando también la inversión formal pero el gobierno de EUA ha puesto ya de manifiesto su inquietud sobre esta penetración o influencia del gobierno chino e inversiones en México, vemos cómo se echó para atrás, por un mandato ejecutivo, un concurso de licitación que fue estrictamente formal, por el tren México-Querétaro. Habiendo ganado un corporativo chino asociado con un inversionista, empresario protegido por el gobierno actual, pues de pronto hubo una marcha atrás y se decidió echar abajo todo el tinglado. Este tipo de cosas no deben a contener. Sin embargo, acontecieron y el gobierno de Estados Unidos ejerció presión en el mexicano para que se cancelara ese proyecto.