Actualidad

El terrorífico caso de la Dalia negra

por Walter Gassire Gallegos

Por: Mafer Beltrán

El caso de la Dalia Negra fue uno de los crímenes más terroríficos de la historia que ha inspirado novelas, obras de teatro, tesis, estudios, cuadros y películas. El día de hoy traemos a ti la historia completa de este atroz asesinato sin resolver.

PODRÍA INTERESARTE: MISTERIOSOS CASOS JAMAS RESUELTOS

Elizabeth Short nació en Hyde Park, Boston, Massachusetts el 29 de Julio de 1924. Su vida cambió cuando en 1930, en plena Gran Depresión, su padre, Cleo Short,  se fue de la casa y simuló un suicidio. Desde ese momento ella y sus cuatro hermanas crecieron sólo junto a su madre en Medford. Ya que Beth, como la llamaban de cariño, sufría de asma, pasaba los inviernos en Florida en casa de amigos de su madre.

Cuando Beth cumplió diecinueve años su padre volvió a buscarlas y aunque su madre nunca lo perdonó, Elizabeth se fue a vivir con él ya que éste vivía en California y estaría más cerca de su sueño de triunfar como actriz en Hollywood.

Pero al llegar a California, lo único que recibió fueron malos tratos por parte de su padre, así que decidió ir a vivir a Florida donde conoció al mayor Matthew M. Gordon Jr.,  de la comandancia aérea, con quien inició una relación e incluso planeaba casarse, pero él murió en un accidente aéreo durante la segunda guerra mundial en agosto de 1945.

En 1946, Elizabeth volvió a California y vivió cerca de Los Ángeles, pero no tuvo residencia fija debido a sus pocos ingresos como mesera, los cuales gastaba en su arreglo personal con la esperanza de algún día llamar la atención de algún cazatalentos de Hollywood. 

Su muerte

La mañana del 15 de enero de 1947, Betty Bersinger caminaba con su hija pequeña por una calle  del vecindario de Leimert Park en California, cuando vio lo que ella pensaba que eran dos mitades de un maniquí. Pero en realidad era el cuerpo de Elizabeth, que había sido cortado en dos, justo a la altura de la cintura y no tenía rastro de sangre.

Su cadáver parecía sacado de la película más enferma y escalofriante por todas las heridas que presentaba: le hicieron un corte en el vientre, tenía quemaduras de cigarro, le cortaron trozos de los muslos para introducirlos en la vagina, tenía las piernas fracturadas, presentaba signos de asfixia,  mientras en sus tobillos y muñecas había marcas de cuerdas. Entre otras terribles mutilaciones, le hicieron cortes en las mejillas, dibujando una macabra sonrisa en su rostro, además el asesino le hizo la manicura y lavó su cabello, todo esto en vida ya que lo que provoco su muerte fue un golpe en la cabeza con un bate de beisbol. El cuerpo apareció drenado y cortado a la mitad. La autopsia reveló que Short fue torturada brutalmente al menos durante 3 días anteriores a su muerte.

Pronto se le apodó, La Dalia Negra, ya que el año anterior se había estrenado la película La dalia azul, protagonizada por Verónica Lake.

Según el New York Daily News, el asesino estaba molesto por la forma en que estaba siendo tratado el caso, y mandó una carta en la que adjuntó el certificado de nacimiento de Elizabeth, y una serie de documentos, como fotografías y objetos pertenecientes a la occisa.

La teoría de Steve Hodel

En 1999, un investigador privado, Steve Hodel, descubrió en el álbum de fotos de su padre una fotografía de Elizabeth Short. A partir de ese descubrimiento, Steve tomó el caso y  llevó a cabo una larga investigación que lo convenció de que su padre había sido el asesino.

George Hodel, el padre de Steve, había vivido en la misma ciudad que Elizabeth en la época en que ella murió. Muchos testigos afirmaron haberlos visto juntos e incluso hubo quien dijo que eran amantes.

Se creía que el asesino debía tener amplios conocimientos de medicina debido al corte tan preciso que se le hizo al cadáver, coincidentemente, George Hodel era médico y su consultorio se encontraba a solo a dos manzanas del Hotel Cecil, el último lugar donde Elizabeth fue vista con vida, además de otras pistas eminentes que lo señalaban como el culpable.

El cuerpo de Short fue enterrado en el cementerio Mountain View, en California y hasta el día de hoy no se sabe quién la mató.

 “Si el asesinato nunca se resolvió se debió a los reporteros… Estaban en él, pisoteando pruebas, reteniendo información. A la policía le llevó tiempo tomar control total de la investigación, y los reporteros recorrían libremente las oficinas de departamentos, se sentaban en sus escritorios, y respondían los teléfonos. Mucha información del público no fue pasada a la policía, ya que los periodistas se apresuraban a obtener las primicias”, dijo en una ocasión Gerry Ramlow, periodista de Los Angeles Daily News.